Qué es la mastitis y cómo prevenirla

Comment

Mama Primeriza


Con la lactancia puede aparecer una infección conocida como mastitis. Esta se produce por la contaminación de las grietas o los conductos del pezón, lo que ocasiona una molestia y dolor en los senos por la inflamación de las glándulas mamarias. Felizmente existen algunos consejos y trucos que debes tener en cuenta para prevenir la mastitis y tener una lactancia saludable.

La mastitis se presenta como un dolor en el seno afectado, con una apariencia dura y caliente. Cuando la infección es fuerte, el pezón segrega un líquido de color amarillo verdoso y el seno podría también presentar alteraciones como grietas anormales. Como toda infección, también puedes sentir fiebre y malestar general. No te preocupes, podrás evitar la mastitis si eres precavida y sigues los consejos que te daremos.

Tips para evitar la mastitis

  • Alterna los senos cada vez que alimentas a tu bebé, así evitarás la congestión mamaria.
  • Vacía cada seno antes de ofrecer el otro a tu bebé.
  • Asegúrate de que tu bebé esté succionando de la forma correcta.
  • Da de lactar cada dos horas para que la leche no se acumule.
  • Limpia tus pezones antes y después de amamantar. Haz suaves masajes circulares con una toallita limpia humedecida en agua tibia.
  • Un truco es cepillar suavemente tus pezones con un cepillo de dientes limpio que no uses.
  • Evita dormir boca abajo.

Mamita, no olvides dar de lactar a tu bebé cada dos horas aproximadamente, ya que este es el mejor remedio para evitar la inflamación. Si tienes síntomas más graves como fiebre, dolor agudo y secreciones en los senos debes visitar inmediatamente a tu médico.

Si no puedes dar de lactar tan seguido por tu trabajo, entonces puedes almacenar tu leche tal como te explicamos en la siguiente nota.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *