Matronatación: cuando nadamos con nuestros bebés

Comment

Mama Primeriza


La natación es un deporte que todos podemos empezar a practicar a partir de los cuatro años, pues es en esta edad cuando el aparato locomotor está más desarrollado y tiene más estabilidad, conoce aquí los beneficios de la natación en los niños. ¿Pero qué pasa si quieres que tu bebé se familiarice con el agua desde sus primeros meses? ¡Sí es posible! De eso se trata la matronatación, una actividad que te permite ser la guía principal para que tu pequeñito le pierda el miedo al agua y chapotee como un patito feliz.

Si la matronatación es una nueva palabra para ti, tranquila, aquí te cuento.

¿Desde qué mes podemos practicarlo?

El cuarto mes de vida es el momento ideal, según los expertos, porque el sistema inmunológico de tu bebé termina de madurar y el riesgo de contraer otitis o resfríos es menor.

¿Qué haremos en las clases de matronatación?

No se trata de clases para que tu bebé aprenda a nadar como un profesional o logre flotar por su cuenta, pues aún es muy chiquito para coordinar sus movimientos. En estas clases, el aprendizaje es de a dos; mami y bebé se sumergen en el agua y juegan juntos con materiales didácticos como pelotas o tablas adecuadas para la edad de tu engreído.

¿Cuáles son los principales beneficios?

El objetivo de la matronatación es, básicamente, que tu bebé se divierta junto a ti, pero hay más motivos para que te animes a ponerlo en práctica:

– Su sistema psicomotor se desarrollará mucho mejor gracias a la libertad de movimientos que le da el agua, algo que podrá poner en práctica cuando empiece a gatear y caminar.

– Moverse bajo el agua, fortalecerá corazón y sus pulmones. Mientras mueve sus bracitos y piernitas, aumentará la eficacia de la oxigenación y el traslado de sangre en su cuerpo.

– La matronatación beneficia el vínculo entre padres e hijo. Son aproximadamente 30 minutos en contacto continuo con tu pequeñito, este fortalecimiento afectivo, aumenta su autoestima.

– Esta nueva experiencia, expande su capacidad para observar y percibir el mundo, lo cual fomenta su creatividad y repercutirá en futuros aprendizajes.

¿Qué cuidados debo tener en la matronatación?

En primer lugar y como medida más importante, haz una visita al pediatra y cuéntale que quieres empezar con esta actividad, así te asegurarás que no haya algún impedimento físico que pueda afectar a tu bebé. Cuando sepas que todo anda bien con tu peque, lo siguiente es el lugar; debes asegurarte que el nivel de cloro en la piscina esté controlado.

¿Dónde podemos practicarlo?

Hay muchas piscinas que ofrecen esta práctica, no necesariamente con el nombre de “matronatación”, y están debidamente preparadas para que los bebés puedan sumergirse. Por otro lado, también puedes hacerlo desde casa en una piscina inflable con agua hervida y temperada. ¡Se divertirán de igual manera!



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *