Cómo saber si tu bebé está recibiendo suficiente leche

Comment

Mama Primeriza


¡Hora de alimentar a tu chiquito! Durante sus primeros días de vida es muy común preguntarse si lo estás alimentando de la manera correcta. Muchas mamitas no estás seguras sobre cómo saber si sus bebés están recibiendo suficiente leche. Por ello, te brindaremos todos los datos necesarios para estar totalmente segura que la nutrición de tu bebito es la adecuada para él.

Probablemente, luego de las primeras dos semanas postparto, podrás ver a tu hijito inquieto. Incluso podrías observarlo como si estuviese con hambre a todas horas sin lograr satisfacer sus ganas de comer después de cada toma. Esto ocurre debido a la propiedad de la leche materna, mediante la cual se puede digerir solo dos horas después de haberla consumido.

Señales para saber si tu bebé está bien alimentado

– La frecuencia mediante la cual tu hijito come será fundamental para determinar si recibe suficiente cantidad de leche. Mamita, si está consumiendo su alimento cada dos o tres horas entonces será un buen indicio. Otra manera de percatarse es contabilizar un total de ocho meriendas durante el día.

– También podrás descubrir si tu pequeño está bien alimentado al momento de percibir tus senos. Antes de amamantar podrás sentir tus pechos como siempre, sin embargo, una vez culminada la alimentación a tu hijito, posiblemente los sientas mucho más livianos. Esta es otra forma de saber si está ingiriendo lo suficiente para poder mantenerse satisfecho y bien nutrido.

–  Para saber si tu bebé tiene sobrepeso o está ingiriendo menos leche de lo debido, lo mejor será controlar la evolución de los kilogramos que podría adquirir en este proceso. Lo normal dentro del desarrollo de tu hijito será aumentar alrededor de 28 gramos diariamente. Este crecimiento sostenido también tiene un límite de tiempo necesario. En general, esto se da entre los cinco días de nacido hasta los tres meses.

– Tu capacidad auditiva también deberá estar muy atenta para esta tarea. Si se encuentra succionando la leche y lo escuchas tragar, entonces será un buen indicio no solo de una buena lactancia, sino de estarle brindando la cantidad necesaria para su desarrollo. ¡Este es un momento sublime entre los dos! Por ello, sigue estos consejitos y será algo fructífero tanto en lo nutricional como en lo emocional.

Descubre qué tienes que hacer si no tienes mucha leche

El momento de la lactancia para la madre y el hijo es único en los primeros meses del bebé, tanto así que creará un vínculo que los mantendrá unidos por siempre. Sin embargo, muchas mamis presentan el problema de no producir suficiente leche para sus hijitos. Esto puede darse debido a diversas circunstancias, pero no es algo que no tenga remedio. Lee esta nota y descubre qué hacer si no tienes mucha leche.

Antes que nada debes estar muy segura de que no estás originando el alimento necesario para tu pequeño. Mamita, te contamos que en la mayor parte de los casos estas preocupaciones no han tenido mayor fundamento, según indican los especialistas. Lo primero que tienes que hacer es verificar que tu engreído esté saciado y recibiendo la cantidad de leche que necesita.

Sin embargo, hay otras ocasiones en que el problema es real, por lo que deberás realizar sencillos pasos para alimentar a tu bebito. Una de las razones por las que se da esta complicación se encuentra en no dar de lactar seguido a tu hijito. Mami, si no le das el pecho seguido ya sea por sufrir dolor en los pezones, sufrir estrés u otras razones, entonces la producción de leche disminuirá. También se da cuando el bebé no se agarra bien del pecho.

¿Todo esto tiene solución? ¡Claro que sí! No estés preocupada que con pasos muy sencillos podrás retomar el vínculo con tu hijito. Lo primero que tienes que hacer es estimular tu pecho, esta práctica la puedes realizar junto a tu bebé, deja que succione y verás que poco a poco la producción irá aumentando.

Tu pequeño continuará ayudándote en esta tarea. Cada vez que él quiera el pecho no se lo niegues, dale todo el tiempo que quiera, no lo apresures y deja que encuentre su ritmo. Recuerda que si no tienes mucha leche lo que más necesitarás es paciencia para conseguir una producción que sea cada vez mayor.

Acuérdate que uno de los problemas es que tu hijito no esté agarrándose bien del pecho, por lo que deberás encontrar la mejor posición para hacerlo. Cuando el bebé esté succionando, aumenta el flujo de leche presionando tu pecho con las manos. Además, alterna entre ambos senos para darle de comer hasta que esté satisfecho.

Otra opción que puedes tomar es adquiriendo algunas plantas medicinales. Puedes consumir té de hierbas, anís e hinojo. Recuerda que estas tienen diversas propiedades parecidas a los estrógenos, por lo que favorecerán el desarrollo de la leche. La decisión es tuya, utiliza estos métodos y verás cómo recuperas esta actividad tan enternecedora con tu bebé. 



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *